miércoles, 3 de febrero de 2010

4. Live

- ¡Suéltenme! ¡Por favor suéltenme!




Escuche gritando a una voz desesperada en la gran sala de la torre norte del castillo. Giovanna. Me vestí rápidamente y me dirigí a buscarla abandonando a Carter solo en la habitación.



- Giovanna- dije contenta de verla sana y salva a excepción de que Ayu y Any la llevaban a rastras.

- ¡Porque me traen aquí! ¿Quieres terminar de matarme?- pregunto Giovanna tratando de sonar fuerte pero en sus ojos veía el terror de no saber los nuevos y aterradores acontecimientos en su vida en el castillo.

- ¡No! Quería...disculparme contigo.

- Claro, por eso mandaste a estas salvajes a traerme de vuelta...



Podía sentir la conexión entre ambas, el terror. Incluso podía ver como la habían traído al castillo. Odiaba a Ayu y Any. Las creía culpable de todas sus desgracias, en vez de a mí. El odio había empezado a crecer en su interior cuando anteriormente lo único que había en su corazón era felicidad y algo de tristeza por la perdida de sus padres...Pero todo eso desapareció al instante cuando otra conexión llego a mí. Carter estaba justo detrás de mí.



- ¿Esta todo bien?- pregunto Carter tomándome por la cintura mirando sorprendido la reacción de Giovanna al verlo entrar, se quedo completamente paralizada.

- Si.- respondí atónita ante la reacción de Giovanna. Amaba a Carter.

- Regresaste.- Yu entro en la habitación con una sonrisa pasando su brazo sobre Giovanna, Carter inmediatamente me soltó y Giovanna se percato de esto...

- No se preocupen mas inmediatamente me iré...-respondió soltándose y caminando hacia la salida.

- Giovanna por favor.- llame suplicante.

- ¡Déjame!- grito y nuevamente pude sentir algo de odio hacia mi.

- Puedo hablar contigo.- dijo Carter sujetándola del brazo, sabia lo que hacia. No se negaría a hablar con Carter.

- De acuerdo.- asintió y caminaron hacia otra parte del castillo.

- Tal vez esta en correcto el irse Kim.- dijo Yu.- Retírense.- Ayu y Any se miraron de soslayo pero aun así abandonando el lugar.

- No se ira.- dije firmemente.

- ¿Porque estas tan segura?

- Cualquier cosa que Carter le diga a Giovanna lo aceptara.

- Claro, todos lo obedecen cierto. ¡Es el rey!- grito a lo alto furioso o mejor dicho celoso...

- Yu...-dije recordando lo que acababa de hacer con Carter empezando a sentirme mal nuevamente.

- Es cierto Kim, no puedo entender que le ven a ese...Es tan simple y corriente. No es sangre pura aunque su padre lo hera y su madre solo fue una simple sirvienta.

- Por favor Yu, no te molestes...-dije poniendo mi mano sobre su mejilla.

- Nunca podría estar molesto contigo Kim-contesto con una media sonrisa tomando mis manos.- Al menos no por mucho tiempo. Siempre seré tu esclavo.- Yu me dirigió una mirada algo estremecedora y después beso mi mano. Salio de la habitación inmediatamente mientras yo me preguntaba... ¿Que era de lo que hablaban Carter y Giovanna?



- ¿Porque no vamos a mi habitación?-pregunto Giovanna después de abandonar la torre norte.

- Esa no es mas tu habitación. Tendrás una nueva.

- ¿Porque?-insistió Giovanna pues sabia que algo sucedía ya que cuando lo había visto entrar en la habitación y se acerco a mi, presintió que algo había pasado entre nosotros antes de que llegara al castillo. Y esa era la razón por la que Carter no quería que Giovanna entrara a la habitación pues para el seria un lugar sagrado, y conservaría nuestro aroma por siempre.

Por mi parte no pude resistirme mas, decidí ir a buscarlos.

Carter la había llevado a una de las recamaras en el mismo piso que las habitaciones de Ayu y Any.



- Es muy bonita y amplia esta habitación.- índico Giovanna observando el lugar.

- Si.-se limito a contestar pues no sabia como hablar con ella sabiendo que sentía algo por el.

- Bien, de que querías que habláramos.- dijo Giovanna mirando a Carter y este le señalo un pequeño sillón en una esquina sentándose.

- Giovanna...-comenzó Carter aun confundido...

- Tu sabes que...bueno no te conozco bien pero se que eres una buena persona. Se que Kim te aprecia verdaderamente...

- Claro, por eso...

- Te mordió, si. Pero tú sabes nuestro secreto. Tú formas ahora parte de este secreto. De nuestra historia.

- ¿Que?

- Tu debes perteneces a este lugar y...- Carter miraba la aun inocente mirada de Giovanna. No estaba seguro de lo que estaba a punto de hacer pero sabía que tenia que hacerlo, tarde o temprano el momento de la verdad llegaría. Se acerco lentamente al rostro de Giovanna, posando sus labios sobre los de ella experimentando nuevas sensaciones mientras yo permanecía oculta detrás de la puerta.

- OH, no.- me dije a mi misma sintiendo un gran vació en mi corazón...

- Pero, pero, pero que estas haciendo.- grite histérica entrando en la habitación haciendo que ese par de...se separaran.

- ¡Kim!- grito alarmada Giovanna.

- Lo siento Kim pero no podía seguir ocultando mis sentimientos hacia Giovanna.- dijo Carter sujetando su mano.

- Tu dijiste que me amabas, dijiste que siempre querías estar conmigo.- continué diciendo sorprendida por mis propias palabras.

- De verdad lo lamento.- dijo Carter mirándome algo apenado.

- Créeme que lo lamentare aun más yo.

- ¿De que estas hablando?- pregunto Giovanna.

- No quiero que permanezcas ni un minuto mas en el castillo Carter. Quiero que te vallas y nuca mas regreses.- gritaba furiosa sintiendo la ira recorrer mi cuerpo y sabia que mis ojos se estaban poniéndose de color rojo. Quería golpearlo y matarlo allí mismo pero la fuerza que había recibido al beber la sangre de Giovanna casi desaparecía...

- Kim.- dijo Carter soltando la mano de Giovanna acercándose a mi arrepentido por sus actos.

- Si el se va, también me iré yo.- Giovanna grito fuertemente interponiéndose entre nosotros

- Que sucede aquí.- dijo Yu llegando a la habitación.

- ¡Giovanna!

- Kim que sucede...-dijo Yu observándome pues aun seguía con los ojos rojos.

- Kim.- dijo Yu nuevamente tocando mi hombro. Una extraña sensación recorrió mi cuerpo al instante haciéndome mirar a los ojos a Yu. Una mirada de preocupación y algo tierna.

- Nada. Solo que Carter y Giovanna se quedara en esta habitación de ahora en adelante.

- Perdón.- dijo Yu tratando de ocultar su sorpresa.

- Estas diciendo que Carter y...

- Te veré luego.- le dije a Giovanna ya mas tranquila.



Salí de la habitación seguida por Yu, sentía como su alegría se desbordaba al saber que...



- Eso quiere decir que entre tú y Carter no existe nada más.

- Creo que nuca hubo nada.- aclare.

- Claro, siempre lo supe. Aunque ahora me dejas con una duda.- dijo parando frente a mí con una sonrisa.

- ¿Cual?- pregunte intrigada por su mirada.

- ¿A quien amas realmente?



¿Realmente? Que era lo que significaba eso en cierto modo.

Nada de lo que sucedía parecía ser real. Sino fuera por lo que en esos momentos sentía.

Rabia hacia Carter.

Tristeza por Giovanna.

Amor hacia el Yu que recordaba y que en breves momentos se parecía al Yu que en ese instante estaba frente a mí.

Tal vez odio hacia Giovanna porque se había hecho merecedora del amor que Carter dijo haber sentido por mí.

La tranquilidad que me había dado Carter ahora había sido sustituida por una confusión mayor.

Un gran agotamiento físico se hacia presente haciendo que me desmayara. O me despertara.



- ¿Crees que le haya afectado en algo la mordida?- pregunto Any a Ayu en la habitación pues Yu dormía en un sillón. Su piel pálida, su cabello y su ropa gótica de acuerdo al sigo 21. Ninguna de las dos se habían percatado de que me había desperado o mejor dicho vuelto a la realidad que si no era buena era mucho mejor que permanecer en la edad media lejos de mi pequeño pueblo Sulingen que a partir de este momento me parecería perfecto.

- No estoy segura.- contesto esta.

- No creo que me pueda volver mas extraña de lo que ya. ¿O podría eso ser posible?

- ¡Kim!- gritaron al unísono con una sonrisa.

- Hola.- salude tratando de levantarme apoyándome sobre mis brazos pero no pude soportar el peso y Any me ayudo a levantarme.

- Lo mejor es que te quedes recostada.- indico Ayu. En su rostro pude ver algo de preocupación pero también algo de la frialdad que siempre la había caracterizado. No pude evitar compararla con la Ayu y también la Any que habían estado en mi pesadilla.

- No. No quiero volver a dormir el resto de mi vida.- respondí algo histérica mirando a Yu que se había movido un poco.

- Que paso.- no podía creer que al fin hubiera despertado de esa pesadilla. Cuando lo había hecho antes había vuelto a dormir al instante. ¿Que sucedía? Necesitaba explicaciones inmediatas. No sabía si volvería a caer en ese sueño.

- Creo que lo mejor es que Yu te lo cuente todo. Los dejaremos a solos.- respondió Ayu y ambas abandonaron la recamara.



Al fin despierta, al fin viva. Estaba frente al amor de mi vida. Al único ser que podría realmente amar.

Las palabras del Yu de mi pesadilla al fin cobraban vida. ¿A quien amaba realmente?



- Te amo.- decía mientras acariciaba el suave cabello de mi Yu Phoenix. El rey de mi corazón y de mi vida.

Sus hermosos ojos verdes lentamente fueron abriéndose. Con su hermoso brillo me miraron atónitos.

- ¡Kim!- grito con euforia poniéndose de pie abruptamente tomándome entre sus brazos y cargándome llegando a asfixiarme un poco.

- Yu.- respondí en un pequeño gemido de alegría...Al fin con el único ser al que podría amar en mi vida, Yu.

Era el, con sus hermosos ojos llenos de fe y amor, inocencia y lealtad hacia mi. Aunque ahora estando aquí me sentía algo culpable de haberlo engañado, sueño o no lo había traicionado mientras al parecer el había estado sufriendo por mi por no se cuanto tiempo.

Después de unos instantes más Yu me bajo y me sentó sobre sus piernas en el pequeño sillón.



- No puedo creer que al fin estés despierta Kim.- continuo mirándome de esa forma tan tierna que tanto amaba y había extrañado desesperadamente.

- ¿Cuanto tiempo estuve dormida?- pregunte acariciando su rostro. Yu cerró los ojos y respiro profundamente mientras continuaba en sus brazos como respirando mi aroma...

- Dos días consecutivos. Llegue a pensar que te había...matado.

- ¿Matado? Porque dices eso.

- Kim, te mordí. Estuve a punto de asesinarte. ¿Acaso no lo recuerdas?

- Entonces fue real, creí que había sido un...sueño.

- ¿Un sueño? No, vine a verte después de un rato. Te veías tan hermosa y...apetitosa.- dijo Yu más apenado que sediento.

- Pero después...desperté cierto.

- Si pero inmediatamente te volviste a desmayar, dormir no se lo que sucedió. Ayu dijo que te pudo haber causado un shock emocional y creo que pudo ser cierto porque...- la mirada de Yu permaneció perdida por unos momentos pero después con algo de angustia me miro fijamente.

- Estuviste gritando mi nombre, me estuviste llamando muchas veces pero...sonabas como si me odiaras. Me gritabas una y otra vez que era un monstruo. En ocasiones llamabas a Ayu y Any, decías que te habían traicionado pero siempre me gritabas con odio. Kim, que sucedió porque me llamabas de esa forma. Creí que cuando despertaras me aborrecerías por lo que te había hecho.

- ¿Que? No que dices yo...no sucedió nada.- no sabia que contestar. ¿Que mas pude haber dicho? Pero entonces eso quería decir que todo fue un simple sueño, había estado allí inconciente por dos días mientras soñaba cosas que nunca sucedieron.

- ¡Kim!- Bren entro en la habitación con una gran sonrisa.

- Hola Bren.- salude contenta sintiendo un poco molesto a Yu por la interrupción.

- Lo siento pero Ayu me dijo que habías despertado, habíamos estado preocupados por ti.

- Pero que haces aquí. No se suponía que llegarías en un par de días porque...

- Si, tenia que aprender a controlar mis nuevos poderes y a controlar mi sed pero de verdad me preocupe, y cuando supe que Yu te había mordido...

- ¡Fue un accidente!- grito furioso Yu.

- Accidente o no sucedió, de todos modos por algo suceden las cosas y ahora todo esta bien.

- Si, todo esta bien.

- Ahora tenemos que estar juntos por el resto de los días que nos quedan juntos antes de regresar a casa.

- Pero aun hay cosas que no entiendo...

- No hay de que preocuparse Kim, ahora debes de estar tranquila no sabemos bien en que te afecto la mordida de Yu. De verdad ¿No recuerdas nada de lo que sucedió? No sentiste nada mientras dormías...- la mirada de Bren era realmente extraña, era como si supiera que estaba ocultando algo.

¿Recibiría algún poder al ser convertido por Ayu?

No hay comentarios:

Publicar un comentario